Hemos afirmado que poderes o facultades como la clarividencia, intuición, telepatía, son herramientas útiles para llevarnos hacia vivencias y conocimientos sorprendentes.
También hemos dicho que estas y otras características pertenecen al nuevo mundo… el mundo interior.

Este nuevo mundo se puede vivenciar paso a paso desde el nivel más simple hasta el más oculto y es el único camino que conduce hacia verdades y vivencias difícilmente transferibles pero fácilmente comprobables, avanzando en los niveles de experimentación y profundidad.
Estos mundos son llamados por algunos psiquis o psicología; hacia allí te proponemos ahora, un pequeño viaje que comience a mostrarte los primeros niveles de tu propio Nuevo Mundo.

Empecemos el viaje desde el exterior, por tu cabeza. Podemos decir que está “afuera” y que obviamente es una parte (de muchas) que te conforman. Puedes tocarla, palparla porque es materia.

Vamos ahora un poco más al interior y encontrarás tu cerebro, quizá nunca lo viste pero estás seguro/o que allí está y también lo podrías palpar porque es materia.
¿Es el cerebro lo mismo que la cabeza?
Acercándote ahora más en tu mundo interno llegamos a la Mente, ¿La has visto alguna vez? ¿ Podrías palparla? Claro que no, porque no es materia, es energía. ¿Te animas a negar su existencia aunque seguro no conoces con precisión qué es? La Mente no es el cerebro.

Continuemos hacia tu interior… llegamos a los pensamientos. Seguro hay pensamientos ahora en ti, quizá no has aprendido a observar que allí están; muchas veces sin que tu los llames… ellos vienen.
¿Puedes tocarlos? ¿Puedes verlos como puedes ver tu cabeza? Claro que no porque ellos no son materia son energía interior. ¿Puedes negar que existen aunque no los puedas palpar o ver? Sin embargo los pensamientos no son la mente, son partes diferentes de tu mundo interior.

Continuemos nuestro viaje, vayamos a la región de los Deseos. Seguramente “pensarás” que Deseos y Pensamientos son la misma cosa, lo que tienen en común es que no los puedes tocar porque no son materia
Piensa en agua fresca… ¿ deseas beber ahora?. Si tienes sed, tendrás el deseo de beber agua y sino, puedes solo pensar en ella sin desearla porque no la necesitas. Porque pensamiento y deseos no son la misma cosa, ambos son energías, pero tan distintas como la electricidad y el gas natural.

¿Seguimos más adentro?
Podemos si quieres ahora viajar hacia la región de tus Emociones.

Prácticamente todo el mundo confunde emociones, sentimientos, deseos y pensamientos, metiendo todo en una misma bolsa a causa justamente de no conocerse a si mismo internamente, pero creyendo todo lo contrario. Fíjate ahora, ¿podrías decir que una emoción es lo mismo que un deseo? Claro que no, quizá un deseo puede provocar luego una emoción, pero son energías tan distintas como la nafta y el fuego de una hoguera.

En todas estas regiones inexploradas del nuevo mundo se encuentran desde las maldades y perversidades más bajas hasta las fuerzas mas intrigantes de la magia y el Amor conviviendo… te invitamos a explorar y encontrar algo que se llama Alma y Conciencia, sin que te quede ninguna duda.
Ya puedes salir de tu interior… el pequeño viaje ha terminado.